Te explico qué es el ratio de rotación en una cartera, cómo se calcula y se interpreta, ventajas e inconvenientes, así como un ejemplo práctico.

Por cierto, tengo una membresía. Aquí puedes ver todo el contenido que ya hay publicado. Es el Netflix de los mercados financieros. Cada día aprenderás cosas importantes acerca de los mercados y de las inversiones:

  • Formación: cursos en vídeo explicando cómo hacer trading en cada mercado, estrategias, trucos, brokers, indicadores, patrones. Todo lo que necesitas dominar para el trading.
  • Mercados: análisis de diversos mercados explicando si está interesante para invertir y por qué, además de posibles ideas de trading.
  • Opinión de mercados: sabrás cada día qué ha pasado, por qué han subido o caído los mercados y qué esperar que hagan.

Y si te gusta leer, te presento mi colección de 18 ebooks

Qué es el ratio de rotación en una cartera

El ratio de rotación en una cartera, también denominado portfolio turnover (PTR), refleja el porcentaje de la cartera de inversión de un fondo de inversión que ha fluctuado durante un periodo de tiempo determinado.

Por tanto, este ratio sirve para conocer si un fondo de inversión mueves sus activos mucho o poco durante un tiempo concreto, exactamente durante el periodo de tiempo que elijamos para verlo.

Si el ratio de rotación es elevado, significa que el fondo de inversión está moviendo demasiado su cartera, es decir, está comprando y vendiendo activos con bastante frecuencia y ello no suele traducirse en algo positivo para los inversores o partícipes en el fondo debido a una serie de razones tales como las siguientes:

– Denotaría que el gestor del fondo se ha equivocado en su estrategia y está intentando subsanar el error deshaciendo posiciones y volviendo a reestructurar el contenido de la misma.

– Podría estar dando palos de ciego, es decir, no sabe realmente qué hacer y está operando de manera más compulsiva de lo recomendable.

– Supone un mayor coste económico para los inversores debido a que las compras y las ventas suponen un incremento de los gastos que se refieren a los impuestos que se cobran por la distribución de ganancias de capital y que a la postre serán repercutidos en los participantes.

Cómo se calcula el  ratio de rotación de una cartera

Para calcular el ratio de rotación de un fondo de inversión, tenemos una fórmula matemática que es sencilla.

Se trata de dividir el total de los activos comprados y vendidos (seleccionando el que sea menor) entre el valor neto total de los activos del propio fondo de inversión. Decir que estas cuentas generalmente se realizan para un tiempo concreto que viene a ser doce meses.

Imagina que aplicamos la fórmula matemática y obtenemos 30. Pues significaría que ese fondo de inversión ha cambiado el 30% de su patrimonio en doce meses, o bien el 15% en dos ocasiones durante esos doce meses.

Veamos un ejemplo. imagina que un fondo de inversión empieza el año con capital de 30.000 euros y lo finaliza el año con 34.000 euros. La media es de 32.000 euros. Durante los doce meses, realiza operaciones de compra por un importe de 4.000 euros y operaciones de venta de 6.000 euros.

El cálculo sería el siguiente: dividimos el monto menor (entre compras y ventas), que serían 4.000 euros, entre 32.000 euros.

4.000 / 32.000 = 12,5%

Debido a que hay diversos tipos de fondos de inversión, vamos a ver alguna matización del ratio de rotación en cada uno de ellos, pero antes es importante saber qué es la gestión activa y pasiva:

– Fondos de inversión con una gestión activa: en este tipo de fondos el ratio de rotación suele ser más elevado, ya que el gestor busca batir al mercado y no replicarlo, de manera que cada vez que ve oportunidades interesantes de inversión comprará o venderá, según sea el caso en cuestión. Sobre todo este ratio será mayor si hablamos de fondos que inviertan en acciones crecimiento (growth).

– Fondos de inversión con una gestión pasiva: aquí tendríamos los fondos indexados. En este caso, el ratio de rotación es menor que en el caso anterior, ya que se trata de fondos en los cuales el gestor no tiene que batir al mercado, sino tan solo replicarlo, de manera que sólo deberá de realizar cambios en la composición de su cartera cuando la composición del activo subyacente que replique también varíe. Por regla general el ratio de rotación, para que sea correcto, no debería de superar el 30%.

– Fondos de inversión que invierten en acciones valor (value): estos fondos invierten en acciones value, es decir, acciones que por análisis fundamental se consideran que están baratas e infravaloradas, ya que su valor intrínseco es inferior a su valor de cotización en ese momento. Ya que se trata de inversiones a largo plazo, el ratio de rotación tampoco debería de ser elevado, desde luego menor que en los fondos de acciones crecimiento (growth) donde se busca horizontes de inversión de menor plazo invirtiendo en acciones de empresas de reciente creación, que están en plena expansión y que se espera que «exploten» en el mercado.

Ventajas del ratio rotación de carteras

Podemos enumerar las siguientes ventajas al respecto:

* Miden la eficiencia con la que un fondo maneja sus activos.

* Es un parámetro más que puede evaluar y analizar el inversor a la hora de comparar fondos y decantarse por uno en concreto. Eso sí, para comparar ha de tratarse de fondos que se gestionen de manera pareja.

* Su cálculo es fácil de elaborar.

* La interpretación del ratio también resulta bastante sencilla.

Inconvenientes del ratio rotación de carteras

Entre los inconvenientes o desventajas habría fundamentalmente dos:

* Aunque es bastante fácil de interpretar, puede llevar a diferentes conclusiones un mismo resultado. por ejemplo, un fondo con un ratio de rotación del 38% no solo puede reflejar que el 38% de los activos han sido reemplazados en doce meses, sino también que podría implicar que el 19% de los activos han sido reemplazados dos veces a lo largo de doce meses.

* Puede haber circunstancias concretas que alteren el resultado del ratio y por tanto la información que nos estaría brindando podría distorsionar la realidad. Por ejemplo, imagina que venimos de una época negativa para las Bolsas y los fondos estaban en mayor liquidez de lo habitual. Ahora que empieza un buen momento, los gestores empiezan a reestructurar sus carteras, venden activos y compran muchos activos «nuevos» acordes al momento económico. Esto significa que ese año su ratio de rotación será bastante más elevado de lo habitual, en cambio no es una mala señal, sino lo contrario en ese caso concreto.

Suscríbete a mi newsletter para recibirlo cómodamente en tu correo con los artículos que escribo