Vamos a ver qué es el downside risk o riesgo a la baja, la importancia que tiene para el inversor y tres maneras de calcularlo.

Por cierto, tengo una membresía. Aquí puedes ver todo el contenido que ya hay publicado. Es el Netflix de los mercados financieros. Cada día aprenderás cosas importantes acerca de los mercados y de las inversiones:

  • Formación: cursos en vídeo explicando cómo hacer trading en cada mercado, estrategias, trucos, brokers, indicadores, patrones. Todo lo que necesitas dominar para el trading.
  • Mercados: análisis de diversos mercados explicando si está interesante para invertir y por qué, además de posibles ideas de trading.
  • Opinión de mercados: sabrás cada día qué ha pasado, por qué han subido o caído los mercados y qué esperar que hagan.

Y si te gusta leer, te presento mi colección de 18 ebooks.

Qué es el downside risk o riesgo a la baja

El downside risk, también denominado riesgo a la baja es un cálculo de la pérdida que puede sufrir un fondo de inversión o una cartera de un inversor, atendiendo a la repercusión negativa que soportaría en el peor contexto del mercado.

Su verdadera utilidad radica en el hecho de que brinda la oportunidad de conocer el tope de rendimiento de la inversión por debajo de un umbral que antes se ha establecido.

Es decir, el downside risk es una estimación de la posible pérdida de valor de un activo si las condiciones del mercado precipitan una caída en el precio de ese valor. Dependiendo de la medida utilizada, el riesgo a la baja explica el peor de los casos para una inversión e indica cuánto puede perder el inversor.

Para ello se suele recurrir a diversos elementos, como por ejemplo:

  • La semi desviación estándar.
  • El Valor de Riesgo (VaR).
  • El Primer Criterio de Seguridad de Roy (SFRatio).

Conviene tener siempre presente que, según en qué activo estemos invirtiendo el tope de riesgo será totalmente diferente. Por ejemplo habría dos situaciones muy claras al respecto:

– Cuando un inversor invierte en Bolsa, en acciones de una compañía, sabe de antemano el máximo riesgo que debería de soportar, un riesgo que es limitado, es decir, sabe previamente, en el peor de los casos, lo máximo que podría perder en esa inversión. En este caso sería el 100% del capital invertido, más es imposible.

– En cambio, hay mercados en los que al invertir, el inversor asume un riesgo ilimitado, de manera que en el peor de los casos puede perder más dinero del que invirtió. Esto sucede si se invierte en derivados, como pueden ser futuros, cfds, opciones, warrants,si invertimos en corto. Pero en honor a la verdad hay que decir que si utilizas correctamente los stop loss puedes evitar males mayores.

¿Cuál es el mejor consejo? La diversificación de nuestra cartera de inversión, de esta manera no tendremos todos los huevos en una misma cesta y si un país, o un mercado se comporta mal, poder tener la oportunidad de aprovechar el buen comportamiento de otro país o mercado. Se trata, en definitiva, de gestionar el riesgo redistribuyendo correctamente nuestro capital entre varios activos, entre varios mercados y redistribuyendo el capital en diferentes áreas geográficas.

Cómo calcular el downside risk o riesgo a la baja

Una vez hemos visto qué es el downside risk o riesgo a la baja, veremos diferentes maneras de calcular el downside risk , concretamente 3 formas:

– Semi desviación estándar: se introdujo en la década de 1950 para ayudar a los inversores a gestionar carteras de riesgo. Mide la probabilidad de que la rentabilidad futura se acerque a una cierta distancia de la rentabilidad media, ya sea por encima o por debajo de la media. No distingue entre una rentabilidad superior o inferior a la rentabilidad media si ambas se encuentran a la misma distancia de la media.

Por tanto, es una medida de datos que se puede utilizar para estimar el riesgo potencial a la baja de una cartera de inversiones.

La fórmula matemática de la semi desviación estándar es la siguiente:

Donde:

sσ= semi-desviación estándar
l= mínimo retorno esperado
n= número de observaciones

– Value at risk (VaR): Es la pérdida máxima que se puede asumir durante un periodo determinado y tomando en cuenta un nivel de probabilidad fijado al que se denomina intervalo de confianza.

Ejemplo: imaginemos que tenemos un intervalo de confianza del 6% para un VAR mensual de 20.000 euros, significa que existe un 6% de probabilidad de que las pérdidas mensuales superen los 20.000 euros.

– Primer Criterio de Seguridad de Roy (SFRatio): se calcula restando el retorno esperado menos el rendimiento mínimo exigido y dividiendo el resultado entre la desviación estándar.

La fórmula matemática es:

Donde

r= retorno esperado
σ= desviación estándar
l= mínimo retorno exigido

Suscríbete a mi newsletter para recibirlo cómodamente en tu correo con los artículos que escribo