Vamos a ver qué es el arbitraje en los mercados financieros, su mecánica, cómo se hace, los tipos que existen y un ejemplo práctico.

Aquí puedes ver todo el contenido que ya hay publicado en mi membresía. Cada día aprenderás cosas importantes acerca de los mercados y de las inversiones:

  • Formación: cursos en vídeo explicando cómo hacer trading en cada mercado, estrategias, trucos, brokers, indicadores, patrones. Todo lo que necesitas dominar para el trading.
  • Mercados: análisis de diversos mercados explicando si está interesante para invertir y por qué, además de posibles ideas de trading.
  • Opinión de mercados: sabrás cada día qué ha pasado, por qué han subido o caído los mercados y qué esperar que hagan.

Y si te gusta leer, te presento mi colección de 18 ebooks

Qué es el arbitraje en los mercados financieros

Qué es el arbitraje

Cuando hablamos de arbitraje en los mercados financieros nos estamos refiriendo a aquellos tipos de estrategias que se realizan con la idea de sacar provecho de la ineficiencia de los mercados.

El arbitraje se puede realizar sobre prácticamente cualquier mercado, es decir, acciones, divisas, materias primas, bonos.

Así pues, el arbitraje se puede llevar a cabo con derivados financieros (futuros, opciones, cfds), en renta variable, en renta fija, entre el mercado primario y el secundario.

Decir que se caracteriza por no implicar mayores riesgos, a diferencia de la especulación y es llevado a cabo principalmente por bancos o firmas de inversión.

Cómo se hace el arbitraje en los mercados

La mecánica es sencilla: se compra un activo en un mercado a un precio y se vende al mismo tiempo en otro mercado a un precio mayor. En realidad lo que se busca al hacer arbitraje es sacar rédito de la diferencia de precios en varios mercados al mismo tiempo.

Básicamente, el inversor venderá al precio más caro y comprará al precio más bajo. Esto, en teoría, hace que la ineficiencia del mercado se reduzca o incluso que desaparezca.

Eso sí, para hacer arbitraje es necesario que se cumpla una de estas premisas:

  • El mismo activo no se transmite al mismo precio en distintos mercados.
  • Un activo con un precio que se sabe para el futuro no se vende hoy a ese precio futuro descontado a la tasa de interés libre de riesgo.

Digamos que el arbitraje se basa en la estrategia de comprar y vender al mismo tiempo en dos mercados diferentes y lograr beneficios con la diferencia de cotización en virtud de la ineficiencia de los mercados.

Importante saber que las acciones de una compañía pueden cotizar al mismo tiempo en en dos o más Bolsas diferentes en varios países del mundo. Y aquí es cuando hay que saber qué son los ADR (American Depositary receipts), concretamente instrumentos que permiten a los inversores comprar y vender acciones de otros países.

Es decir, un ADR es una acción no estadounidense que se negocia en mercados americanos. Una herramienta que tienen las empresas de todo el mundo para cotizar en Wall Street.

Un ADR puede canjearse por una acción por el mismo valor en el que cotiza la acción. De esta manera, con el arbitraje, un inversor puede adquirir un ADR y venderlo de forma rápida, ganando con la diferencia en los precios. Aldir que existen más de 2.000 ADRs y compañías de más de 70 países.

Te pongo un ejemplo práctico de arbitraje para que lo entiendas mejor: supongamos que los títulos de una compañía cotizan en la Bolsa de Reino Unido a 37,76 libras (48 dólares) y en la Bolsa de Estados unidos a 47,85 dólares. El inversor lo que hace es que compra acciones  de esa compañía en la bolsa estadounidense al mismo tiempo que vende en la Bolsa británica, logrando una ganancia de 0,15 dólares por acción.

Qué tipos de arbitraje existen en los mercados

Existen una serie de arbitrajes que son los más utilizados, tales como los siguientes:

Arbitraje con acciones (arbitraje puro): se realiza cuando las acciones de una compañía cotizan en la Bolsa de dos países distintos (por ejemplo en Estados Unidos y en Alemania).

Pero en función de los tipos de interés que hay en cada uno de esos dos países, la cotización de las acciones de esa compañía no es el mismo, en una Bolsa cotiza con una sustancial diferencia al alza respecto a la otra, por ejemplo en Wall Street cotiza a 11 dólares y en Alemania a 9 euros.

Lo que se hace es vender al mismo tiempo acciones en un mercado y comprarlas en el otro mercado, obteniendo los inversores la diferencia.

– Arbitraje directo: este tipo de arbitraje se basa en adquirir el activo subyacente al contado y al mismo tiempo vender  contratos de futuros. En realidad se realizaría únicamente si la diferencia entre la cotización del futuro y la cotización del contado merece la pena respecto al coste de financiación.

– Arbitraje de riesgo: se basa en comprar acciones de una empresa que será comprada por otra empresa, mientras que se pone cortos (bajistas) en las acciones de la empresa que efectúa la compra. Generalmente el precio de las acciones de la empresa que es comprada es menor que el precio ofrecido por la empresa que la compra.

– Arbitraje con bonos convertibles: se trata de bono que puede ser devuelto a la empresa emisora a cambio de un número predeterminado de acciones.

– Arbitraje de tasas de interés: se basa en sacar rédito de un instrumento de deuda extranjera que paga una tasa de interés mayor a la ofrecida en el mercado local.

Suscríbete para recibir cada semana cómodamente en tu correo mis newsletters con los artículos que escribo en el blog