Vamos a ver qué es, para qué sirve un contrato forward y ejemplos prácticos reales. También sus ventajas, inconvenientes y características.

Aquí puedes ver todo el contenido que ya hay publicado. Es el Netflix de los mercados financieros. Cada día aprenderás cosas importantes acerca de los mercados y de las inversiones:

  • Formación: cursos en vídeo explicando cómo hacer trading en cada mercado, estrategias, trucos, brokers, indicadores, patrones. Todo lo que necesitas dominar para el trading.
  • Mercados: análisis de diversos mercados explicando si está interesante para invertir y por qué, además de posibles ideas de trading.
  • Opinión de mercados: sabrás cada día qué ha pasado, por qué han subido o caído los mercados y qué esperar que hagan.

Y si te gusta leer, te presento mi colección de 18 ebooks

Qué es un contrato forwards

También se le conoce como contrato a plazo. Se trata de un contrato entre dos partes que tiene la finalidad de comprar o de vender un activo a un precio fijado de antemano y en una fecha concreta y acordada previamente.

Por tanto, ambas partes están obligadas a comprar o a vender dicho activo en un momento concreto y a un precio determinado:

  • El comprador se obliga a comprar el activo al precio pactado y en la fecha acordada.
  • El vendedor se obliga a entregar el activo al comprador.

Dirás que esto te suena mucho al tema de los futuros, pero hay diferencias:

1º En el caso de un contrato forward nos encontraríamos al margen de los mercados clásicos, es decir, se encuentran en los mercados OTC. En cambio los futuros se negocian en Bolsa.

2º Los forwards se pueden personalizar, en cambio los futuros no, ya que son estándar.

3º Los forwards son negociables, los futuros no lo son.

Este tipo de contratos tienen una mayor demanda con los siguientes activos:

Para qué sirve un contrato forwards y ejemplos

Es importante tener claro que un contrato forward está pensado para asegurar el valor de la tasa de cambio o de cualquier otro activo en un tiempo concreto, de manera que no es aconsejable que se utilice  para especular en los mercados financieros.

Te pongo dos ejemplos para que lo entiendas bien, uno con materias primas y otro con divisas, ambos son muy habituales:

1) Una compañía quiere comprar 8.000 toneladas de maíz dentro de 5 meses. Dicha compañía realiza un contrato forward con otra compañía para adquirir esas 8.000 toneladas de maíz a un precio concreto que han pactado ambas partes y recibir esas toneladas dentro de 5 meses.

Pueden pasar dos cosas:

* Si el precio del maíz sube los siguientes 5 meses, la compañía sale ganando gracias al contrato forward, ya que adquiere su mercancía a un precio más bajo que el que cuesta en el momento de la entrega.

* Si el precio del maíz baja los siguientes 5 meses, la compañía sale perdiendo ya que adquiere la mercancía a un precio más caro del que vale en ese momento.

2) Una empresa en España vende a un distribuidor en Inglaterra cerveza por valor de 10.000 libras, las cuales han de ser entregadas dentro de 2 meses. La empresa española no quiere que las variaciones del euro frente a la libra le juegue una mala pasada, de manera que hace un contrato forward para las 10.000 libras con un vencimiento dentro de 2 meses, con un precio de la libra a 0,852 euros y un precio negociado de la libra de 0,8596 euros.

De esta manera, da igual la cotización del eur/libra, dentro de 2 meses cobrará lo acordado en el contrato que son 8.596 euros.

Características de un contrato forwards

Entre las principales características tenemos:

– No hay que abonar nada desde el principio. Esto es clave y muy atractivo. Basta ponerse de acuerdo ambas partes y ya está.

– El contrato es vinculante para ambas partes, de obligado cumplimiento.

– No suele ser negociable después del cierre del contrato.

– El riesgo de crédito es bilateral, esto significa que en virtud de las vicisitudes y devenir de los mercados, puede salir perdiendo cualquiera de las dos partes del contrato.

– Se negocia en el mercado OTC  (over the counter).

– Se pueden realizar contratos desde 3 días hasta 3 años.

Ventajas de un contrato forwards

Entre las principales ventajas podemos enumerar las siguientes:

– Protegue frente a las oscilaciones y variaciones de precios de activos. Esto da tranquilidad y seguridad ante lo que pueda deparar el futuro a corto o medio plazo.

– Al ser un contrato no estándar, significa que se puede personalizar y adaptarse a las preferencias y necesidades de ambas partes (precio, fecha, cantidad, etc).

– No es necesario aportar una fianza, cosa que sí sucede con los futuros. Esto facilita las cosas siempre.

– Tienen buena flexibilidad en cuanto a la forma de liquidación, que puede ser en efectivo o mediante la entrega física del activo subyacente.

– Aunque tienen una fecha de vencimiento, en muchos casos puede anticiparse el proceso de liquidación, por ejemplo de cara a limitar pérdidas.

Inconvenientes de un contrato forwards

Los  inconvenientes más relevantes son:

– El riesgo de que una de las partes no cumpla con sus obligaciones. A medida que un contrato forward cambia de precio se convierte en pasivo para una de las partes, de manera que existe un cierto grado de riesgo de contraparte, en el que el contrato podría no cumplirse, a pesar de la obligación.

– Al no negociarse en un mercado centralizado pueden tener una liquidez limitada, lo que dificulta su venta antes de la fecha de vencimiento.

– Depende de lo que hagan los mercados, finalmente puede ser un acierto o un error haber realizado un contrato de forward.

– No existen contratos forwards para todas las divisas ni para períodos temporales muy largos.

– No existe un mercado secundario ágil en el que cancelar la operación antes del vencimiento.

Suscríbete para recibir cada semana cómodamente en tu correo mis 2 newsletters semanales con los artículos que escribo en el blog