Te voy a contar la historia de 2 jóvenes inversores brillantes que se salieron del camino y las consecuencias duras que ello supuso. La moraleja es muy reveladora.

Aquí puedes ver todo el contenido que ya hay publicado en mi membresía.

Y si te gusta leer, te presento mi colección de 18 ebooks

La historia de 2 jóvenes inversores brillantes que se salieron del camino

Nos situamos en la Universidad de Pensilvania. Allí dos jóvenes, Benjamin Stein (estudiaba relaciones internacionales) y Zachary Sternberg (estudiaba contabilidad) eran auténticos seguidores de Warren Buffett y de su filosofía de inversión en valor (value). Leían todo lo que podían acerca de esta forma de invertir y no se perdían ni una sola de las cartas anuales de Warren Buffett a sus accionistas, cartas que son auténticas joyas y de las cuales se aprende más que en cualquier Master o libro .

Cómo aplicar la filosofía value en nuestras inversiones

Cómo invertir en acciones valor

Pasaron los años y estos dos jóvenes crearon allá por el año 2.006 un hedge fund llamado Spruce House Investment Management con el que lograron gestionar mucho capital de clientes, entre algunos distinguidos el Instituto Tecnológico de Massachusetts y la Universidad de Notre Dame.

Pero en el 2.017 empezaron a salirse de su hoja de ruta, de su filosofía y estilo de inversión, invirtiendo en acciones de crecimiento en vez de en acciones valor.

Cómo invertir en acciones crecimiento growth

El cambio pareció que funcionaba bastante bien y que fue acertado, de hecho, cuatro años después el capital de clientes que gestionaban había subido de 2200 millones de dólares a 4700 millones.

Pero sucedió un hecho que lo iba a cambiar todo: la Reserva Federal empezó a subir los tipos de interés y las acciones de crecimiento (growth) se hundieron y con ellas el hedge fund House Investment Management que gestionaban. Para el 2022, perdió el 66% del capital de sus clientes.

Ahora en 2023 están intentando recuperar el dinero perdido y para tranquilizar a sus clientes les han dicho que disponen de liquidez suficiente y que vuelven a sus orígenes, a la inversión en valor.

No es que sea negativo invertir en acciones de crecimiento, sino que tuvieron la mala suerte de que la Fed comenzó un ciclo de lo más agresivo de subidas de tipos de interés en las últimas décadas, y claro, subidas de tipos dañan a la renta variable en general y a las acciones tecnológicas y las de crecimiento en particular. Digamos que al poco tiempo de virar en su filosofía de inversión, la decisión de la Fed les pilló con el pie cambiado.

De momento, en lo que llevamos de 2023, el hedge fund ha ganado un +64,5% gracias precisamente al fuerte rally del sector tecnológico impulsado por la inteligencia artificial.

Cómo invertir en el sector de inteligencia artificial

Aun así, el rendimiento del hedge fund sigue siendo negativo.

Pero vayamos al inicio, a sus comienzos en los mercados financieros. Estando en la Universidad vieron con un sencillo cálculo matemático cómo podían hacerse rico. Observaron que 1 dólar con una  capitalización anual del +15% sería 1084 dólares 50 años después.

Así que no querían perder el tiempo y abrieron una cuenta en el broker ETrade y empezaron a invertir. Poco más de un año después, crearon el hedge fund. En su primera etapa estafa formado por familiares, amigos y algunos inversores institucionales, como por ejemplo el inversor inmobiliario Sternlicht.

Su inversión se basaba en analizar los fundamentales de las compañías, localizar aquellas que estaban baratas y que cotizaban por debajo de su valor real, compraban acciones y las mantenían en cartera durante años esperando que el mercado finalmente colocase el precio de esas acciones donde realmente se merecían estar.

Una inversión conocida fue en la compañía FirstService y en XPO.

Todo iba muy bien. La rentabilidad media anual del hedge fund desde su creación hasta el 2.016 fue de un +18,1% (tras los gastos de comisiones), batiendo al S&P 500 que obtuvo un +8%. incluyendo dividendos.

Cómo funciona un hedge fund

Esa confianza tras unas grandes resultados hizo que empezaran a apartarse de su filosofía value de inversión. Así se lanzaron a comprar acciones del vendedor de muebles Wayfair, del concesionario de coches Carvana, el proveedor de materiales de construcción Builders FirstSource, el proveedor de herramientas para desarrolladores móviles AppLovin y el fabricante de cerraduras Latch.

No sólo cambió la filosofía de inversión de su hedge fund, también sus filosofía de vida: Sternberg se gastó más 16 millones de dólares en una casa y Stein más de 10 millones.

En 2022, en la cartera del hedge fund las acciones de crecimiento y las tecnológicas tenían un peso del 71%, cuando 5 años antes ese peso era del 19,5%.

Llegó el 2022 y la Fed comenzó a subir los tipos de interés de manera agresiva. Su cartera empezó a sufrir y bastante. Por ejemplo, los títulos de Wayfair se hundieron un -81%, los de Carvana un -97,9% y los de AppLovin un -80,5%.

Aprendieron la lección, qué remedio, ¿verdad? Incluso prometieron que regresaban a la filosofía value de inversión. ¿Qué moraleja sacamos de esta historia? Pues que dos jóvenes brillantes invirtiendo en value y obteniendo grandes resultados y ganancias, se volvieron más ambiciosos y optaron por tomar atajos, como por ejemplo dejar de lado la filosofía value que requiere años de espera y lanzarse con la filosofía crecimiento que lleva menos tiempo y si sale bien las ganancias son mayores (aunque también el riesgo y las pérdidas si sale mal).

Suscríbete para recibir cómodamente en tu correo mis newsletters con los artículos que escribo en el blog