Veremos la historia de éxito del fondo soberano de Noruega, en qué invierte, por qué, sus rentabilidades históricas y cómo funciona.

Aquí puedes ver todo el contenido que ya hay publicado en mi membresía. Cada día aprenderás cosas importantes acerca de los mercados y de las inversiones:

  • Formación: cursos en vídeo explicando cómo hacer trading en cada mercado, estrategias, trucos, brokers, indicadores, patrones. Todo lo que necesitas dominar para el trading.
  • Mercados: análisis de diversos mercados explicando si está interesante para invertir y por qué, además de posibles ideas de trading.
  • Opinión de mercados: sabrás cada día qué ha pasado, por qué han subido o caído los mercados y qué esperar que hagan.

Y si te gusta leer, te presento mi colección de 18 ebooks

El importante papel de los fondos soberanos

La idea de un fondo soberano (SWF por sus siglas en inglés de sovereign wealth fund) es muy sencilla. Es un vehículo de inversión, como un fondo de inversión más, pero a diferencia de éstos que recaudan capital entre inversores, en este caso el capital lo pone el Estado.

Si en un fondo de inversión «normal» el capital lo van aportando los partícipes, en un fondo soberano el capital lo aporta un Estado. El objetivo es el mismo, invertir dicho capital en los mercados financieros en busca de obtener una ganancia económica, una plusvalía.

Por tanto, la principal característica que a la vez es la principal diferencia con un fondo de inversión tradicional es que no busca captar dinero entre inversores que estén interesados, sino que es un Estado el que inyecta dinero en dicho fondo para que al invertir el capital de manera diversificada se pueda obtener un rédito económico.

Y sí, se puede afirmar que un fondo soberano es un fondo del Estado que se crea con su capital y que es de su propiedad y que utiliza para intentar rentabilizar el excedente que tienen.

Generalmente, los fondos soberanos más relevantes son los de aquellos países exportadores de petróleo. Lo que hacen es que un porcentaje de las ganancias que tienen por el crudo lo invierten en su fondo soberano.

Es por ello que los fondos soberanos en realidad nacieron con el objetivo claro de invertir los ingresos extraordinarios y las reservas de divisas que muchos países obtienen por el comercio o la explotación de los recursos naturales.

No hace falta decir que estos fondos soberanos tienen un importante número de acciones en las compañías más destacadas a nivel mundial, así como importantes cantidades de deuda pública y deuda privada, además de los inmuebles y edificios más importantes del mundo.

Pues bien, tras todo lo que te acabo de decir, podríamos ampliar la defición de fondo soberano y decir que son creados por Gobiernos de países que disponen de un exceso de ahorro debido a sus importantes recursos petroleros (como en Oriente Medio, Rusia, Noruega o Venezuela), excedentes presupuestarios (Singapur) o reservas de divisas de los bancos centrales (China).

Historia de éxito del fondo soberano de Noruega

Uno de los mayores fondos soberanos del mundo y seguramente el más importante es el de Noruega (Norway Government Pension Fund Global). Se trata de un fondo gubernamental de pensiones que se nutre con parte de los ingresos petrolíferos del Mar del Norte, el de Arabia Saudí, China, Singapur y Kuwait.

Es decir, este fondo de Noruega está formado por  los excedentes derivados de los ingresos que produce la extracción de petróleo en el país.

El fondo se creó a finales de los años 80 y está gestionado por el Norges Bank, que es el Banco Central de Noruega.

Con datos hasta el verano del 2022, este fondo soberano de Noruega ha obtenido una rentabilidad anualizada del +5,70%.

Lo más destacado es que en los últimos 24 años tan sólo ha obtenido números rojos en 6 de ellos.

Fíjate si le merece la pena el fondo que el país ha logrado el triple de capital con las inversiones en su fondo Noruega que con el dinero del petróleo invertido por el propio Estado.

Su cartera viene a estar compuesta por un 70% de inversión en Bolsa, concretamente en casi 9.400 compañías repartidas por 72 países. Pero eso no es todo, también cuenta con una cartera de 310.000 millones de euros en bonos e inmuebles.

Su origen data de finales de octubre de 1969 cuando se encontró por primera vez petróleo en Noruega. fueron previsores e inteligentes, y en vez de vivir a lo grande e ir gastándose todo, decidieron que tenían que  garantizar el bienestar de las generaciones futuras del país. Estas fueron sus propias palabras

Los ahorros en el Fondo de Pensiones del Gobierno apoyarán la financiación de los gastos de pensiones del régimen de la Seguridad Social. El ahorro deberá facilitar el gasto de los ingresos públicos del petróleo que refleje consideraciones a largo plazo, garantizando así que la riqueza del petróleo beneficie tanto a las generaciones actuales como a las futuras.

Antes comenté que el fondo es gestionado por el Banco Central de Noruega, pero es el Ministerio de Finanzas del país el que ha de aprobar y fijar las directrices y las estrategias de inversión del fondo.

A la hora de invertir no goza de libertad de decisión, ya que ha de cumplir una serie de normas estrictas tales como las siguientes:

– No puede invertir en valores emitidos por empresas noruegas, valores denominados en
coronas noruegas, bienes inmuebles o infraestructuras situadas en Noruega o
empresas inmobiliarias cuyo objetivo principal sea invertir en Noruega.

– No puede adquirir acciones de empresas productoras de armas nucleares o mineras de carbón.

– El tamaño de la posición no puede superar el +10% de las acciones de la empresa.

– En renta fija, no puede adquirir deuda de compañías noruegas, ni deuda emitida en coronas noruegas, ni de gobiernos sancionados por la ONU.

– No puede tener un «tracking error» superior a +1,25% del benchmark o índice de referencia. Es decir, el tracking error mide la diferencia de rentabilidad entre una cartera o fondo y su benchmark o índice de referencia utilizado para seguir la evolución de un mercado o para medir el rendimiento de una cartera. Por tanto, mide los rendimientos de un fondo comparándolos con los del mercado.

Pues esta es la historia de éxito del fondo soberano de Noruega, un caso exitoso de cómo un país sabe rentabilizar al máximo sus importantes ingresos y ponerlos al servicio común de sus ciudadanos.

Suscríbete para recibir cada semana cómodamente en tu correo mis newsletters con los artículos que escribo en el blog