Vamos a ver el riesgo de los turbo warrants, y para ello hablaremos de qué son, ventajas e inconvenientes, los tipos que hay y un ejemplo práctico sencillo para entenderlo bien.

Por cierto, tengo una membresía. Aquí puedes ver todo el contenido que ya hay publicado. Es el Netflix de los mercados financieros. Cada día aprenderás cosas importantes acerca de los mercados y de las inversiones:

  • Formación: cursos en vídeo explicando cómo hacer trading en cada mercado, estrategias, trucos, brokers, indicadores, patrones. Todo lo que necesitas dominar para el trading.
  • Mercados: análisis de diversos mercados explicando si está interesante para invertir y por qué, además de posibles ideas de trading.
  • Opinión de mercados: sabrás cada día qué ha pasado, por qué han subido o caído los mercados y qué esperar que hagan.

Y si te gusta leer, te presento mi colección de 18 ebooks.

Qué son los turbo warrants

Antes de comenzar conviene tener muy claro todo lo relativo a cómo se opera con los warrants.

Los Turbo Warrants coinciden con los warrants clásicos casi en todo, ya que brinda a su titular un derecho, que no es una obligación, de comprar o vender un activo en un plazo de tiempo muy concreto y a un precio determinado de antemano y por supuesto con un fuerte componente de apalancamiento.

La principal diferencia entre un turbo warrant y un warrant clásico es que en los primeros existe un nivel barrera o zona de precio y en los segundos no existe ésto.

La diferencia entre un Turbo warrant y un warrant clásico radica en que el turbo warrant tiene un nivel de barrera o zona de precio (knock out). Es decir, durante la vida del turbo warrant existe una condición, que el precio del activo no toque el nivel de la barrera predeterminado, ya que si lo toca, el Turbo Warrant vencería anticipadamente y se perdería todo lo pagado por él y se perdería toda la inversión.

Es decir, operar con turbo warrant implica asumir unas pérdidas que se conocen de antemano si la cosa sale mal. cuando el activo llega a un nivel de precio concreto, la posición se cierra ipso facto y se pierde lo invertido.

Los turbo warrants se negocian en el mercado alternativo de derivados Spectrum Markets, y se negocian 24 horas cada día de la semana, cosa que no pueden decir todos los warrants clásicos.

Qué tipos de turbo warrants hay

Antes de ver el riesgo de los turbo warrants, te comento que hay dos tipos de turbo warrants en función de que el inversor quiera operar al alza o a la baja, es decir, que piense que un mercado en concreto va a subir o bien va a caer.

  • Turbo call: se utiliza para invertir al alza en un mercado determinado porque pensamos que subirá.
  • Turbo put: se utiliza para invertir a la baja en un mercado determinado porque pensamos que caerá.

Ventajas de los turbo warrants

Entre sus ventajas, podemos enumerar las siguientes:

– No se requiere disponer de elevadas cantidades de dinero debido a que es un producto derivado que tiene un elevado nivel de apalancamiento.

– Cuando se ejecuta se liquidan directamente las pérdidas y las ganancias.

– Se puede operar al alza o a la baja, aprovechando las dos direcciones del mercado.

– Gracias a la zona de barrera, el devenir del turbo warrant no depende de la volatilidad del activo.

– Se contratan como las acciones, aunque solo admiten órdenes limitadas.

– Depende de la evolución del activo y no tanto de la volatilidad actual y futura del mercado.

– Cotizan en un mercado organizado y regulado.

El riesgo de los turbo warrants

– Precisamente la ventaja que supone el apalancamiento es a su vez una desventaja.

– A nada que el activo se gira en nuestra contra por un hecho puntual o algo imprevisto que acaba de suceder en el mundo y el precio toque la zona barrera, perdemos todo el dinero invertido.

– No hay turbo warrants para tantos activos o mercados como sí sería en el caso de los warrants clásicos.

Para que lo entiendas todo mejor, te dejo a continuación un ejemplo práctico y sencillo que seguro que aclarará el tema.

Ejemplo práctico de operativa con turbo warrants

Imagina que quieres invertir en el Ibex 35 porque crees que va a subir. El Ibex 35 está en ese momento en 9200 puntos. Supón que compras un turbo call con barrera en 9000 puntos. Pueden pasar dos cosas:

– Si el Ibex 35 sube y no toca los 9000 puntos, pues ganas y además el potencial de ganancias es ilimitado.

– Si el Ibex 35 cae y toca los 9000 puntos el turbo warrant vencerá de forma anticipada sin valor, dejando de cotizar y perdemos el dinero invertido, el 100%.

Por tanto, siguiendo con este ejemplo, el turbo desaparecerá cuando la cotización del Ibex 35 sea igual o inferior a los 9000 puntos.

Ahora veamos ese mismo caso pero al revés. Quieres invertir en el Ibex porque piensas que va a caer. El Ibex está en ese momento en 9500 puntos. Supón que compras un turbo put con barrera en 9700 puntos. Pueden pasar dos cosas:

– Si el Ibex cae y no toca los 9700 puntos, pues ganas y además el potencial de ganancias es ilimitado.

– Si el Ibex sube y toca los 9700 puntos el turbo warrant vencerá de forma anticipada sin valor, dejando de cotizar y perdemos el dinero invertido, el 100%.

Por tanto, siguiendo con este ejemplo, el turbo desaparecerá cuando la cotización del Ibex sea igual o superior a los 9700 puntos.

Suscríbete a mi newsletter para recibirlo cómodamente en tu correo con los artículos que escribo