Vamos a ver qué es un paraíso fiscal, sus principales características, sus ventajas y el funcionamiento real de los paraísos fiscales.

Qué son los paraísos fiscales

Antes de ver el funcionamiento real de los paraísos fiscales, veremos qué son y las principales características que tienen.

Los paraísos fiscales son aquellos lugares, concretamente países o territorios en los cuales la presión y la carga fiscal es mucho más reducida y baja que en el resto de países, incluso en muchos casos simplemente no existe como tal.

Pero en los paraísos fiscales también encontramos que cuentan con el secreto bancario y con la protección de los clientes en lo referente a una máxima confidencialidad y privacidad en lo referente no solo a la identidad de dichas personas o empresas, sino también al capital y patrimonio, así como los movimientos de saldo y las operaciones de salida o entrada de dinero a las cuentas.

La cuestión es que los paraísos fiscales en realidad no son algo ilícito, aunque desde el punto de vista de la ética y de la moral sea algo bastante discutido y es otro debate. Precisamente por no ser en sí mismos algo ilegal, logran acaparar mucho capital de empresas y de particulares que optan por depositar en ellos su dinero en vez de hacerlo en sus países de residencia. De esta manera, fijan en esos lugares su residencia fiscal para poder sacar provecho y rédito de las cuantiosas ventajas que desde el punto de vista de la fiscalidad ofrecen a los clientes, ventajas que indudablemente no obtendrían si se decantasen por otros países.

Importante también todo lo necesario acerca de las sociedades offshore.

He comentado que la existencia de los paraísos fiscales en sí mismo no es una práctica ilícita. Lo que sí va contra la ley es aprovecharse de ellas si el origen del dinero depositado no es legal. Por tanto, depositar dinero en un paraíso fiscal es perfectamente legal, siempre que el origen del mismo también lo sea.

Por ejemplo, si una compañía deposita sus recursos económicos en un paraíso fiscal con la evidente finalidad de que la presión fiscal y los impuestos a pagar sea menor que en otros lugares y de esta manera obtener mayores ganancias para que la compañía siga creciendo, expandiéndose y poder competir mejor con sus rivales, es legal.

En cambio, hay personas y empresas que aprovechando el secreto bancario y el ocultamiento de operaciones, utilizan los paraísos fiscales para enmascarar y ocultar sus hechos ilícitos, por ejemplo para guardar ahí dinero proveniente de actos que suponen un delito, o bien poder mandar dinero a otros países (dinero que viene de actos delictivos como prostitución, tráfico de armas, tráfico de drogas, etc). Ésto es ilegal.

Aquí puedes ver todo el contenido que ya hay publicado en mi membresía

Y si te gusta leer, te presento mi colección de 18 ebooks

Características de los paraísos fiscales

Entre las características más relevantes de los paraísos fiscales podemos enumerar las siguientes:

– La presión o la carga fiscal es mucho menor que en el resto de países, e incluso en muchos lugares sencillamente es que ni existe. Ya de por sí, para toda persona o empresa que cuente con un capital o un patrimonio elevado a partir de una determinada cantidad, esta característica es de por sí más que suficiente paras que los paraísos fiscales supongan todo un reclamo.

– La propia legislación en materia de fiscalidad en estos lugares goza de una importante flexibilidad.

– Cohabitan dos sistemas jurídicos a la vez. Por un lado, una normativa para quienes sean residentes en ese lugar. Por otro lado, otra normativa para las personas y empresas que sean de fuerza, extranjeros.

– Gozan del famoso secreto bancario y de una máxima privacidad y confidencialidad en lo referente a la identidad de los clientes, su saldo y patrimonio, sus operaciones financieras, sus órdenes pago , sus ingresos, sus transacciones económicas, sus activos. Da igual que un Gobierno o una administración pública les solicite formalmente cooperación y les requieran datos e información, están en su derecho de denegarlo y de hecho así lo hacen siempre.

– Los clientes no aparecen en ningún registro de carácter público.

– También los clientes pueden estar debidamente representados por testaferros, personas que se hacen responsables de un negocio que no es suyo, proporcionando su identidad, cuentas bancarias y propiedades con el fin de encubrir a a alguien. No siempre es algo ilegal, todo depende de si se realizan con un fin delictivo.

Ventajas de los paraísos fiscales

Hemos visto ya qué son los paraísos fiscales. Ahora veremos las ventajas que ofrecen

Entre sus principales ventajas para particulares y para empresas tendríamos:

1) Los clientes pagan muchos menos impuestos que si los declarasen en sus países de origen o residencia. En gran parte de las ocasiones ni siquiera tienen que pagar impuestos. Esto supone un importante ahorro económico.

2) Cuentan con el secreto bancario y la máxima protección encaminada a la opacidad, es decir, sus identidades permanecen en secreto, así como el saldo que tienen en las cuentas, su patrimonio, las operaciones de compra y de venta que realicen, las retiradas o los ingresos de capital en la cuenta.

3) Facilidad y rapidez a la hora de abrir una cuenta bancaria, de registrar una compañía, de hacer un ingreso económico, de sacar dinero, de realizar operaciones bancarias. Todo ello es debido a la escasa burocracias existente en estos lugares.

El funcionamiento real de los paraísos fiscales 

Realmente el funcionamiento real de los paraísos fiscales no difiere mucho del resto de países:

* Si hablamos de una compañía, una vez está registrada en un paraíso fiscal, funcionan de la misma manera que si lo estuviesen en otro país, solo que la presión fiscal será mucho menor o no la habrá. De esta manera, logran por un lado ganar más dinero e incrementar su fortaleza de cara a enfrentarse con el resto de compañías competidoras del sector.

* En lo referente a un particular, exactamente igual que si depositasen su dinero en otro país, simplemente lo ingresan para ganar más dinero por la inexistente carga fiscal.

En ambos casos, tanto las compañías como los particulares, tienen la tranquilidad de que nadie les hará preguntas, ni les pedirá datos o información, y que el banco se encargará de velar por su privacidad y confidencialidad frente a injerencias de Gobiernos y administraciones públicas.

Cuántos paraísos fiscales existen

España estima que hay 30 países que son paraísos fiscales. Estos incluyen: Islas Caimán, Vanuatu, Hong Kong, Singapur, Luxemburgo, Países Bajos, Islas Vírgenes (UK), Emiratos Árabes, Panamá, Malta, Bahamas, Irlanda, Bermudas, Mauricio, Barbados, Bahréin, Vírgenes Americanas, Antigua y Barbuda, Trinidad y Tobago

La ley frente a los paraísos fiscales

Te voy a comentar de manera rápida algunas cuestiones normativas de la legislación española acerca de los paraísos fiscales:

– Impuesto sobre Sociedades (IS): dice claramente que las compañías son residentes en el país si se constituyen de acuerdo a la legislación española, y que su dirección esté en territorio español.

La reforma de la Ley 36/2009 establece que todas las compañías ubicadas en territorios de escasa o nula tributación, tributan según lo establecido en el impuesto de sociedades, siempre que sus activos o derechos se encuentren en territorio español.

– Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF): dice que es residente en España cualquier persona que radique en España, que sea su núcleo principal o la base de sus actividades o intereses económicos o que permanezca más de 183 días durante el año natural en territorio español.

– Modelo 720: su función es meramente para informar y se creó para sacar a relucir a la palestra fraudes e ilegalidades. Están obligados a presentar el modelo 720 aquellas personas que son titulares de rentas o bienes en el extranjero por un valor superior a 50.000 euros. En caso de no presentarlo, la sanción puede ir de 1.500 a 10.000 euros, según haya  requerimiento previo o no por parte de la Administración.

Suscríbete para recibir cómodamente en tu correo los artículos que escribo