Vamos a ver qué son y similitudes y diferencias entre elusión fiscal y evasión fiscal, así como las técnicas más utilizadas en cada una de estas dos figuras.

Por cierto, tengo una membresía. Aquí puedes ver todo el contenido que ya hay publicado. Es el Netflix de los mercados financieros. Cada día aprenderás cosas importantes acerca de los mercados y de las inversiones:

  • Formación: cursos en vídeo explicando cómo hacer trading en cada mercado, estrategias, trucos, brokers, indicadores, patrones. Todo lo que necesitas dominar para el trading.
  • Mercados: análisis de diversos mercados explicando si está interesante para invertir y por qué, además de posibles ideas de trading.
  • Opinión de mercados: sabrás cada día qué ha pasado, por qué han subido o caído los mercados y qué esperar que hagan.

Y si te gusta leer, te presento mi colección de 18 ebooks

En qué consiste la elusión fiscal

La elusión fiscal aparece cuando una persona utiliza la ley fiscal con un fin o propósito diferente del que en realidad tiene dicha ley. De esta manera,  busca sacar ventaja o provecho económico, concretamente teniendo que pagar menos impuestos.

En realidad, lo que hace esa persona no es incumplir ni violar la ley fiscal, sino que la «rodea» para sacar rédito de posibles lagunas o vacíos jurídicos que haya.

Así pues, mediante la elusión fiscal, una persona o una empresa no viola e incumple la ley fiscal, sino que se aprovecha de sus debilidades y vulnerabilidades para lograr un objetivo diferente al que persigue dicha ley fiscal, en este caso la persona lo que busca es tener que hacer frente a una menor carga fiscal, tener que pagar menos dinero en concepto de impuestos.

Veamos a continuación una serie de casos que suelen ser los más habituales de elusión fiscal:

– Abrir una sociedad offshore en un paraíso fiscal. De esta manera lo que se hace es crear una compañía en otro país diferente al de residencia. Una vez creada esa compañía, la persona pone su capital a nombre de dicha compañía. De esta forma pagará muchos menos impuestos o incluso ninguno.

– Una persona mete como gastos de trabajo determinados gastos que en realidad no lo son, que serían gastos a título personal. Y es que se pueden deducir fiscalmente hablando aquellos gastos que estén relacionados con la actividad profesional, pero lo que no estén relacionados no. Por ejemplo, un trabajador autónomo se compra un ordenador para su trabajo y el coste del ordenador se lo puede deducir. En cambio, si una persona se deduce comidas en restaurantes que no son de trabajo, sino que va con su familia o amigos.

– Realizar una compraventa que no es real, que se trata de una simulación, por ejemplo con el objetivo de blanquear capital.

– Simular que se vende algo pero en realidad se trata de una donación en vida. Esto se hace porque en España el impuesto de donaciones es elevado. De esta manera, se busca eludir el pago del impuesto de donaciones. Por ejemplo, una persona quiere donar en vida una casa a otra persona, lo que hacen es que simulan que se la vende a cambio de un dinero (que nunca se lo entrega, o que se lo entrega y luego se lo devuelve).

– Una persona presenta su declaración de impuestos con algún error. Lo que va buscando es que se le conceda una subvención o algún tipo de ayuda económica concreta. Una vez que la ha recibido, lo que hace es presentar una declaración complementaria dando a entender que se ha dado cuenta de que cometió un error en su declaración anteriormente presentada y que ahora lo está intentando subsanar o corregir.

En qué consiste la evasión fiscal

La evasión fiscal es el comportamiento de una persona que consiste, generalmente, en ocultar determinadas cosas a Hacienda, ocultación que es del todo ilegal y cuya finalidad básicamente es pagar menos impuestos y tener que soportar una menor presión fiscal.

Entre las cosas que se pueden ocultar a Hacienda y que se considerarían evasión fiscal podemos enumerar las siguientes:

  • Bienes muebles
  • Bienes inmuebles
  • Información
  • Ingresos económicos

Por tanto, con la evasión fiscal, se realizan por acción o por omisión una serie de actos (bienes, ingresos económicos, información relevante) que son ilegales y que van encaminados a pagar menor impuestos. Y esos actos por acción o por omisión no son un error o un olvido, sino que son actos realizados de manera consciente a la vez que deliberada, de manera que existe una clara intención de hacerlos en base al objetivo que se busca conseguir.

El ordenamiento jurídico de cada país dispone de su propio régimen sancionador al respecto dependiendo de diversas cuestiones. Pero se puede decir que las principales consecuencias que se derivan de cometer evasión fiscal pueden ser tres:

  • Multas de carácter económico
  • Inhabilitación y prohibición de poder hacer determinadas cosas
  • Privación de libertad en un centro penitenciario

Veamos a continuación una serie de casos que suelen ser los más habituales de evasión fiscal:

– Ocultar determinados ingresos, bien en parte o bien en su totalidad. Por ejemplo, declarar a Hacienda que se gana menos dinero del que realmente se está ganando.

– Ocultar bienes: por ejemplo, una persona no declara que es titular de una vivienda y de esta manera tributaría menos.

– Obtención de ayudas o subvenciones que no tienen justificación ni amparo legal alguno, ya que se han recibido sin haber cumplido todos los requerimientos y exigencias pertinentes.

Diferencias entre elusión fiscal y evasión fiscal

Bien, una vez que ya sabemos qué es elusión fiscal y evasión fiscal, podemos establecer algunas similitudes y sobre todo sus principales diferencias:

– La elusión fiscal no es una práctica ilícita, en cambio la evasión fiscal sí es una práctica ilegal. Esta es la principal y más importante diferencia entre ambas figuras. La elusión fiscal busca resquicios, lagunas y vacío legales en la ley para rodearla, en cambio la evasión fiscal sencillamente es una práctica directamente ilegal.

– Por la realización de una evasión fiscal se puede ir incluso a la cárcel, en cambio si se realiza una elusión fiscal nunca se terminará privado de libertad en un centro penitenciario.

Por el lado de las similitudes, tenemos que ambas figuras buscan el mismo objetivo o finalidad: que la carga o presión fiscal sea menor y por tanto, de esta manera, tener que pagar menos impuestos a Hacienda. Lo que sucede es que los medio o métodos que se llevan a cabo para dicho fin son diferentes, así como su catalogación jurídica y por ende sus consecuencias jurídicas desde el punto de vista penal.

Suscríbete para recibir cómodamente en tu correo los artículos que escribo