Vamos a ver la diferencia entre leasing y renting, las ventajas de cada cosa, sus características y sus verdaderas utilidades.

Aquí puedes ver todo el contenido que ya hay publicado. Es el Netflix de los mercados financieros. Cada día aprenderás cosas importantes acerca de los mercados y de las inversiones:

  • Formación: cursos en vídeo explicando cómo hacer trading en cada mercado, estrategias, trucos, brokers, indicadores, patrones. Todo lo que necesitas dominar para el trading.
  • Mercados: análisis de diversos mercados explicando si está interesante para invertir y por qué, además de posibles ideas de trading.
  • Opinión de mercados: sabrás cada día qué ha pasado, por qué han subido o caído los mercados y qué esperar que hagan.

Y si te gusta leer, te presento mi colección de 18 ebooks

En qué consiste el leasing

El leasing es una operación de arrendamiento financiero que se lleva a cabo  a través de un contrato y es utilizado sobre todo por las empresas.

Consiste en la cesión de un bien a cambio de un dinero, y a su término el usuario tiene una opción de compra. Es decir, tras finalizar el contrato, el arrendatario tiene la opción de adquirir el bien a un precio determinado, que se denomina residual, cuyo cálculo es la diferencia entre el precio originario pagado por el arrendador (más los intereses y gastos) y las cantidades abonadas por el arrendatario al arrendador. Si el arrendatario no ejerce la opción de adquirir el bien, deberá devolverla al arrendador, salvo que el contrato se prorrogue.

Por tanto, mediante el leasing o arrendamiento financiero, el arrendador cede el uso y disfrute de un bien al  arrendatario, a cambio de unas cuotas periódicas que incluyen el coste de la cesión más los intereses y gastos de la financiación. El contrato suele tener una duración igual o inferior a la vida útil del bien objeto de la operación, e incorpora una opción de compra del bien en favor del arrendatario, que puede ejercitar tras el pago de la última cuota.

La clave es que a la finalización del contrato, el arrendatario puede elegir entre:

  • Devolver el bien de cuyo uso y disfrute se ha beneficiado durante la vigencia del contrato.
  • Adquirir su propiedad.
  • Prorrogar el contrato de leasing si tal posibilidad se contemplaba en el contrato.

El gran atractivo para profesionales y empresas es el carácter fiscalmente deducible de sus cuotas periódicas con arreglo a la normativa tributaria aplicable.

Diferentes tipos de leasing

– Mobiliario: los bienes objeto de la operación son de naturaleza mobiliaria.

– Inmobiliario: por ejemplo el denominado lease back, en el que el inmueble es originalmente del propio cliente, quien lo vende a la sociedad de leasing pero manteniendo su posesión en condición de arrendatario y con opción de compra. De este modo el cliente obtiene liquidez o financiación para otras finalidades, a la vez que se acogerá, en su caso, a las ventajas fiscales del pago de las cuotas periódicas para devolver la financiación recibida.

– Operativo: los bienes objeto de leasing, generalmente de naturaleza mobiliaria, son de alta tecnología y rápida obsolescencia, de tal modo que, previo acuerdo entre las partes, el fabricante o proveedor se compromete a sustituir los bienes en las fechas pactadas, por otros tecnológicamente actualizados.

Diferencia entre leasing y renting

El leasing y el renting permiten utilizar un bien durante un tiempo determinado, pero se trata de dos tipos de contratos diferentes.

El leasing es un contrato de alquiler a largo plazo que requiere de poco dinero de entrada y tiene opción de compra al final del periodo de alquiler. Por su parte el renting es un acuerdo a corto plazo en el que se paga una renta mensual sin ser propietario de ninguno de los bienes una vez finalizado el contrato.

Por tanto, las 2 principales diferencias entre leasing y renting son las siguientes:

1º El leasing es un alquiler con opción a compra. Por su parte, el renting solo es un alquiler y no hay opción de compra.

2º Con el renting, el arrendatario solo asume el pago de las cuotas de arrendamiento que incluyen todos los gastos asociados al mantenimiento del bien. Mientras que  con el leasing es el arrendatario quien asume todos estos gastos adicionales.

Ventajas del leasing

Entre las principales ventajas del leasing podemos enumerar las siguientes:

  • Financiación de inversión adicional sin compromiso de capital único.
  • Beneficios fiscales.
  • Estabilidad de tesorería y del control financiero de la empresa.
  • Flexibilidad y rapidez en la renovación de los equipos.
  • Posibilidad de evaluar si el activo es necesario para la actividad de la empresa.

Ventajas del renting

Entre sus principales ventajas tenemos:

  • No requiere de inversión inicial.
  • No hay gastos adicionales, ya que todo están incluidos en la misma cuota.
  • Siempre se adapta a las necesidades cambiantes de los clientes.
  • Evita pérdidas de dinero y la devaluación de los bienes.

Pues ya sabes todo lo que hay que saber sobre estas dos figuras y la diferencia entre leasing y renting. Espero te haya resultado últi.

Suscríbete para recibir cada semana cómodamente en tu correo mis newsletters con los artículos que escribo en el blog