Vamos a ver cómo se hace el análisis fundamental correctamente, en qué se diferencia del análisis técnico, puntos a favor y puntos en contra, ratios con los que hay que trabajar y técnicas utilizadas.

Aquí puedes ver todo el contenido que ya hay publicado en mi membresía. Cada día aprenderás cosas importantes acerca de los mercados y de las inversiones:

  • Formación: cursos en vídeo explicando cómo hacer trading en cada mercado, estrategias, trucos, brokers, indicadores, patrones. Todo lo que necesitas dominar para el trading.
  • Mercados: análisis de diversos mercados explicando si está interesante para invertir y por qué, además de posibles ideas de trading.
  • Opinión de mercados: sabrás cada día qué ha pasado, por qué han subido o caído los mercados y qué esperar que hagan.

Y si te gusta leer, te presento mi colección de 18 ebooks

Cómo se hace el análisis fundamental correctamente 

A la hora de invertir en los mercados financieros, los inversores, tanto los minoristas como los institucionales, utilizan bien el análisis técnico o bien el análisis fundamental, pudiéndose perfectamente combinar ambos, resultando esta elección la más adecuada.

Básicamente el análisis técnico (AT) consiste en observar los gráficos de cotización de un mercado y mediante patrones de movimientos, indicadores y figuras se establece el comportamiento pasado de los inversores en situaciones similares que se vuelven a producir en el presente, esperando que el mercado reaccione de la misma manera que antes.

En cambio el análisis fundamental (AF) busca saber el valor real del mercado, llamado valor fundamental. Fue introducido por Benjamin Graham y David Dodd en el año 1934.

Concretamente, el análisis fundamental se basa en la oferta y en la demanda, hecho que mueve a los mercados. La finalidad es intentar averiguar el valor intrínseco del mercado que queremos analizar. Una vez lo hayamos hecho, tan solo se trata de ver si ese valor intrínseco está por encima del precio del mercado. Si esto es así significa que el mercado está caro y sobrevalorado, de manera que no es conveniente comprar. En cambio, si el valor intrínseco está por debajo del precio del mercado, nos indica que el mercado está infravalorado, que está barato, de manera que se puede comprar.

Por tanto, el análisis fundamental calcula el valor intrínseco de un mercado y analiza también los elementos que podrían influir en su precio en el futuro, tales como por ejemplo, en el caso de acciones, el balance, las cuentas de resultados, etc y de esta manera se sacan dos conclusiones:

1º Si la cotización de las acciones se encuentra por debajo del valor intrínseco: sería una señal de compra, ya que con el tiempo el precio de cotización subirá y terminará por coincidir con el valor intrínseco.

2º º Si la cotización de las acciones se encuentra por encima del valor intrínseco: no es momento de comprar, y si se tienen esas acciones es momento de vender, ya que con el tiempo el precio de cotización bajará para coincidir con el valor intrínseco.

Para que quede claro:

  • Valor intrínseco: valor teórico que debería de tener una compañía en base a sus fundamentales.
  • Valor real: valor que tiene en cada momento la compañía en base a la oferta y la demanda de sus acciones, y va variando en función de las compras y ventas de sus títulos.

Algunos de ejemplos de ratios que se utilizan en el análisis fundamental para calcular el valor intrínseco serían:

Hay que tener en cuenta que dos son los elementos que afectan al precio de las acciones de una compañía:

  • Microeconomía: elementos que solo afectan a la compañía. Por ejemplo los resultados anuales de esa empresa.
  • Macroeconomía: elementos que afectan a todas las compañías. Por ejemplo subidas de tipos de interés, crisis económica, etc.

Una vez hemos visto cómo se hace el análisis fundamental correctamente, es momento de saber que podemos encontrar dos tipos de análisis:

Qué es el Análisis Top-Down

Este tipo de análisis empieza analizando el mercado como algo global, un todo y luego se fija en un sector en concreto y finalmente se centra en una compañía en concreto.

Es decir, en primer lugar analiza las variables macroeconómicas y después las variables microeconómicas.

La mecánica sería la siguiente:

  1. Análisis de la económia global.
  2. Análisis de los países más interesantes para invertir.
  3. Dentro de esos países, análisis de los sectores con mayor potencial.
  4. Dentro de esos sectores, análisis de las compañías más interesantes para invertir.

Qué es el análisis Bottom-Up

Este otro tipo de análisis comienza con una compañía en concreto y luego va ampliando el campo y el espectro para fijarse en el sector para finalizar en el mercado global.

Es decir, primero analiza las variables microeconómicas y posteriormente pasa a las macroeconómicas.

La mecánica sería la siguiente:

  1. Análisis de las compañías con mayor potencial para invertir.
  2. Análisis de los sectores más atractivos.
  3. Análisis del país de esas compañías.
  4. Análisis de la economía global.

A favor del análisis fundamental

Podemos resumir en cuatro los puntos principales a favor del análisis fundamental y serían los siguientes:

– Es una herramienta muy útil porque permite conocer el valor intrínseco o valor objetivo de un mercado y de esta manera saber si está caro o barato.

– Existen muchas páginas webs donde se pueden encontrar todos los ratios principales que necesitamos conocer para poder realizar correctamente un análisis fundamental.

– Ya se se basa en ratios y datos numéricos, se puede decir que es un análisis marcado por la objetividad y no tiene mucha cabida otras interpretaciones que puedan llevar a varios análisis diferentes.

– Ya que no está concebido para el corto plazo, elimina el ruido del mercado, por lo que no debería el inversor verse alterado por los diversos movimientos que los mercados vayan realizando en el corto plazo.

En contra del análisis fundamental

El análisis fundamental también presenta algunos puntos en contra, como por ejemplo los siguientes:

– Requiere por parte del inversor de unos buenos conocimientos en economía para saber interpretar correctamente los diversos ratios, variables, indicadores y números que hay que analizar, de manera que no todo el mundo está capacitado para ello.

– Requiere un trabajo, ya que no solo hay que estar atento a la fecha de publicación de todos los ratios (que entre micro y macro son muchos), sino también estar atento a posibles cambios y variaciones para ir ajustando el análisis fundamental.

Suscríbete para recibir cada semana cómodamente en tu correo mis newsletters con los artículos que escribo en el blog