Veremos qué es y cómo hacer correctamente el asset allocation, así como los pasos que hay que seguir para realizar bien esta maravillosa forma de invertir.

Aquí puedes ver todo el contenido que ya hay publicado en mi memebresía, el Netflix de los mercados financieros. Cada día aprenderás cosas importantes acerca de los mercados y de las inversiones:

  • Formación: cursos en vídeo explicando cómo hacer trading en cada mercado, estrategias, trucos, brokers, indicadores, patrones. Todo lo que necesitas dominar para el trading.
  • Mercados: análisis de diversos mercados explicando si está interesante para invertir y por qué, además de posibles ideas de trading.
  • Opinión de mercados: sabrás cada día qué ha pasado, por qué han subido o caído los mercados y qué esperar que hagan.

Y si te gusta leer, te presento mi colección de 18 ebooks

Cómo hacer correctamente el asset allocation

En qué consiste el asset allocation

Antes de entrar en materia y saber cómo hacer correctamente el asset allocation, empecemos por saber en qué consiste.

El asset allocation, también conocido como localización de activos, es sencillamente una estrategia de inversión en los mercados financieros, o mejor dicho, una filosofía de inversión.

Se basa en que el inversor redistribuye el capital que tiene destinado para invertir, y lo hace distribuyéndolo y repartiéndolo entre los tipos  de activos que hay.

De esta manera, reparte su capital para invertir en diferentes activos tales como por ejemplo:

Y para ello se utilizarán diferentes productos de inversión como:

De esta manera, añadiendo una correcta distribución también por sectores y por zonas geográficas, se obtiene una cartera de inversión debidamente diversificada, y con ello minoriza el riesgo de pérdidas al no tener todos los huevos puestos en la misma cesta.

Por tanto, con el asset allocation el inversor decide qué porcentaje de su capital se destina a cada tipo de activo. Tanto la elección de los diferentes activos, así como su proporción en la cartera, son dos elementos que dependerán en buena medida del perfil de riesgo de cada inversor.

Te pongo tres ejemplos extremos, pero entre ambos hay más tipos de perfiles, no todo es blanco o negro, entre medio hay también diferentes tonalidades perfectamente válidas:

* Inversor agresivo: en su cartera tendrá más peso la renta variable, por ejemplo acciones, índices, divisas, commodities (materias primas) y criptomonedas, y menor peso tendrá en bonos (renta fija) y en efectivo.

* Inversor conservador: aquí el mayor peso se repartirá entre renta fija, efectivo y acciones (compañías grandes, sólidas, las conocidas como blue chips) y menor peso el resto de activos.

* En momentos de incertidumbre, de crisis, de temores: aumenta el efectivo y la inversión en activos refugio como el oro (otros activos refugio son el dólar estadounidense, el yen japonés y el franco suizo).

Vuelvo a repetirlo porque es la clave de todo: es el perfil de cada inversor y el nivel de riesgo al que quiere someter su cartera de inversión, lo que determinará finalmente en qué activos destinar su capital y en qué proporción.

Por supuesto, la cartera se ha de ir revisando con el tiempo y ha de ir también adaptándose a las circunstancias de cada momento para ver si hay que hacer algún cambio, no sólo en cuanto a los activos, sino también en cuanto a sus respectivas ponderaciones o peso en la cartera de inversión.

Bien, hemos visto hasta ahora el asset allocation utilizando los diversos tipos de activos. Pero también se puede realizar asset allocation utilizando un único activo y dentro de éste realizar una correcta diversificación.

Por ejemplo, se puede decidir invertir todo el capital en renta variable (en Bolsa), concretamente solo en acciones. Pero a su vez el capital se distribuye en Bolsa de Estados Unidos, Bolsa de Asia, Bolsa de Europa, y dentro de la Bolsa europea por ejemplo en Bolsa española, en Bolsa alemana, en Bolsa francesa, italiana, etc.

Ejemplo: 100% en acciones y se repartiría en 40% Estados Unidos, 10% Asia, 20% Alemania, 15% España, 10% Francia, 5% Italia.

Al final, en realidad, los dos tipos de asset allocation que hemos visto son perfectamente válidos, ya que en ambos impera la idea fundamental de tener una cartera de inversión debidamente diversificada por sectores y por países.

¿Y funciona realmente el asset allocation? Por supuesto que sí, es de las mejores maneras de invertir que existen. Pero aparte del sentido común, también lo refleja un interesante estudio llevado a cabo por Gary Brinson, Randolph Hood y Gilbert Beebower, llamado Determinants of portfolio performance. Estos investigadores, al analizar los fondos de pensiones, vieron cómo más del 90% de las variaciones de los rendimientos trimestrales, considerados en conjunto a lo largo de un cierto tiempo, podían atribuirse a la asignación de activos. Menos de un 10% eran provocados por las circunstancias del mercado o por la selección de activos.

Pasos para hacer el asset allocation

Te voy a enumerar los pasos en orden cronológico que hay que hacer para que finalmente nuestra estrategia de asset allocation sea firme y sólida:

1º Establecer el perfil de la cartera de inversión: generalmente la clasificación tradicional se refiere a perfil moderado, perfil equilibrado y perfil agresivo. Pero esto no son más que etiquetas, porque en el mercado el número de perfiles es bastante mayor, de manera que al final es todo un tema meramente semántico.

2º Elaboración de la cartera de inversión: atendiendo al perfil que hemos elaborado en el paso anterior, pasamos a crear nuestra cartera invirtiendo el capital en los activos pertinente y en la justa proporción.

3º Seguimiento de la coyuntura nacional e internacional, más que nada para saber si conviene realizar reajustes en la cartera de inversión, bien variando la redistribución en los activos o bien en su proporción o en ambas cuestiones. Estos ajustes se denomina rebalanceo.

Suscríbete para recibir cada semana cómodamente en tu correo mis newsletters con los artículos que escribo en el blog