Vamos a ver cómo hacer arbitraje en los mercados y cuatro ejemplos sencillos, uno de ellos en la vida real y cotidiana.

Por cierto, tengo una membresía. Aprenderás a invertir de manera integral y con un enfoque completo:

  • Verás cada día cómo se analizan las noticias, los datos macro, la actualidad. Aprenderás a saber interpretar todo lo que sucede, cómo afecta a la economía, cómo afecta a cada mercado, por qué.
  • Te mostraré cada día cómo se analizan los mercados de manera completa, utilizando el análisis técnico y el análisis macro. Ambos tipos de análisis crean una sinergia fantástica para saber dónde está y hacia dónde se dirigirá cada mercado. Y de esta manera verás cómo crear estrategias operativas sencillas, pero muy efectivas.
  • En la sección formación encontrarás cursos en vídeo explicando cómo invertir en cada mercado, estrategias, trucos, brokers, indicadores, patrones. Todo lo que necesitas para tener una operativa, seria, sólida y equilibrada.

Y si te gusta leer, te presento mi colección de 18 ebooks

Qué es el arbitraje en los mercados financieros

Cuando se habla de arbitraje lo primero que piensa la mayoría de inversores es que son operaciones muy complejas. En realidad no es así, de hecho es algo muy sencillo. Lo que voy a hacer va a ser explicarte bien qué es el arbitraje y te pondré dos ejemplos, uno en los mercados financieros y otro en la vida real, porque a veces hacemos arbitraje sin saberlo realmente.

No te preocupes si tras qué es no te queda el tema muy claro, porque acto seguido con los dos ejemplos lo entenderás sin problema alguno, créeme.

El arbitraje financiero es una estrategia de inversión que consiste en aprovechar la diferencia de precio entre diferentes mercados sobre un mismo activo  para obtener un beneficio económico, generalmente sin apenas riesgo ninguno.

Gracias a las ineficiencias de los mercados es posible realizar el arbitraje financiero. De manera que no se puede llevar a cabo en mercados eficientes.

El arbitraje financiero se puede hacer en:

  • Mercados situados en diferentes lugares: por ejemplo arbitraje entre Alemania y España o Estados Unidos.
  • Diferentes tipos de mercado: por ejemplo, mercado de derivados y mercados al contado.

Existen dos tipos de arbitraje:

  • Arbitraje a dos puntos: se basa en la diferencia entre los precios de dos mercados.
  • Arbitraje a tres puntos o arbitraje triangular: se necesitan tres mercados. Éste tipo de arbitraje sí es más complejo de hacer correctamente.

Cómo hacer arbitraje en los mercados y dos ejemplos sencillos

El arbitraje financiero entre dos mercados tiene una mecánica muy sencilla a la vez que simple y se ve ayudado por el comercio electrónico en el que es posible realizar distintas operaciones en distintos mercados de manera simultánea.

Se trata de realizar operaciones complementarias (comprar y vender) al mismo tiempo y se espera a que los precios se ajusten. Por lo tanto, no tiene riesgo y se logran beneficios económicos conocidos antes de hacerlo.

La consecuencia es que donde compramos (porque es más barato), los precios suban y donde vendemos, bajen. Por ello las operaciones de arbitraje originan el efecto de acabar igualando los precios en los distintos mercados y conseguir el ajuste buscado entre ambos mercados.

Es decir, un inversor que haga arbitraje vende en el mercado con mayor precio y compra en el mercado con menor precio. El beneficio económico que logra es justamente la diferencia entre esos dos mercados.

Los arbitrajes más populares son:

Ejemplo de arbitraje en los mercados financieros

1º El arbitraje entre acciones es un clásico, ya que muchas compañías cotizan en varias Bolsas en el mundo. Teóricamente, deberían tener paridad en sus precios, cotizar igual en cada Bolsa, pero no es así porque el flujo de información a todas partes del mundo no es instantáneo ni los mercados negocian con la misma eficiencia. Por lo tanto, cuando esas Bolsas están abiertas, es posible que los precios difieran. Entonces podríamos comprar las acciones con el precio más barato y vender las acciones con el precio más alto. Imagina Santander que cotizase en España a 9 y en México a 10. Pues compraríamos acciones en la Bolsa española a 9 y venderíamos al mismo tiempo acciones en la Bolsa mexicana a 10.

2º Ejemplo: imagina que el precio de las acciones de BBVA están en 10 euros y que el futuro de las acciones del BBVA cotizan en 11 euros. Pues lo que haríamos es comprar acciones de BBVA a 10 euros y al mismo tiempo vender (ponernos cortos) en el futuro del BBVA a 11 euros. Los precios no tardarán en acompasarse y cuando se hayan ajustado ganaremos la diferencia.

3º Ejemplo: imagina que el oro cotiza en Londres a 20 dólares el gramo y en New York a 20,5 dólares. Pues compraríamos oro en el mercado de Londres y venderíamos oro en el mercado de New York, ganando la diferencia.

Ejemplo de arbitraje en vida cotidiana

Este ejemplo siempre lo comenta Mohnish Pabrai, un gran inversor indio afincado en Estados Unidos.

Imagina que tenemos dos pueblos. El pueblo A tiene una población de 50.000 habitantes, el pueblo B tiene 40. habitantes. En el pueblo B hay un peluquero que tiene su clientela fija.

Cada cierto tiempo observa que le llegan nuevos clientes que le dicen que viven en un tercer pueblo, el pueblo C, el cual está en medio de la nada a 30 kilómetros de distancia. Es un nuevo pueblo que aun no tiene todos los servicios y que sus habitantes, para cortarse el pelo, han de ir al pueblo A o al pueblo B.

El peluquero empieza a pensar que esas personas, para cortarse el pelo, han de recorrer 30 kilómetros y que al no ser autopista, puede llevar hacer el recorrido ida y vuelta entre 45 minutos y 1 hora. Esto, aparte de ser una molestia y llevar tiempo, supone un gasto adicional en gasolina y un deterioro a la larga del vehículo.

Entonces llega a la conclusión de que si abría otra peluquería en el pueblo C podría tener todos los clientes del pueblo.

No tiene capital , de manera que va al pueblo C y encuentra un local medio destartalado. Decide alquilarlo a cambio de pagarle cada mes al dueño un dinero por debajo del precio de mercado, ya que el local está bastante deteriorado, y lo equipa con lo básico y abre la peluquería.

Lo que hace es dedicar la mañana a su peluquería del pueblo B y la tarde a la nueva peluquería del pueblo C.

La idea es la siguiente:

  • Si sale mal: cierra la peluquería del pueblo C y sigue centrándose al 100% en su peluquería del pueblo B.
  • Si sale bien: contrata a alguien bueno para llevar la peluquería del pueblo C y él se centra al 100% en la peluquería del pueblo B.

Los seres humanos somos animales de costumbre, nos gusta cortarnos el pelo siempre en el mismo sitio, comprar la comida en los mismos establecimientos, etc. Es por ello que el peluquero hizo una buena jugada:

1º Su clientela fija del pueblo B sigue yendo a su peluquería a cortarse el pelo.

2º Los nuevos clientes del pueblo C se convierten en clientela fija también.

Gracia a que la nueva peluquería del pueblo C va bien, reinvierte un poco de las ganancias en acondicionar mejor el local.

Tal vez no lo sepas, al igual que no lo sabe el peluquero, pero está haciendo arbitraje. Se basa en el diferencial de 30 kilómetros que hay entre él y su competidor más cercano. Siempre que exista ese diferencial y el pueblo C siga creciendo, experimentará un constante aumento de sus ingresos.

Con el tiempo, el diferencial se estrechará y acabará desapareciendo, algo normal y característico de todo arbitraje. Se abrirán nuevas peluquerías como la suya y a la larga el pueblo C tendrá bastantes peluqueros. Pero hasta que eso suceda pasarán meses o años, tiempo en el cual el peluquero se habrá afianzado y habrá acumulado unos buenos ingresos y habrá ganado una nueva clientela fija, afianzando su propia marca.

Por tanto, el arbitraje (los 30 kilómetros de distancia) le supuso una ventaja económica interesante la cual aprovechó, pero dura x tiempo, no es infinita, en este ejemplo hasta que la barrera de los 30 kilómetros desapareció y quien quisiera cortarse el pelo no tenía que elegir entre recorrer esa distancia a otro pueblo o ir al peluquero que se había instalado, sino que ahora en su propio pueblo había más peluquerías.

Pues ya sabes cómo hacer arbitraje en los mercados y cuatro ejemplos sencillos. Espero que ahora sí se entienda todo mejor.

Suscríbete para recibir cómodamente en tu correo mis newsletters con los artículos que escribo en el blog