A favor o en contra de la teoría del mercado eficiente. Veremos qué es esta controvertida teoría que explica que no se puede batir al mercado.Tras leerlo tú mismo podrás tener tu propia opinión al respecto.

Por cierto, aquí puedes ver todo el contenido que ya hay publicado en mi membresía:

Y si te gusta leer, te presento mi colección de 18 ebooks

En qué consiste la teoría del mercado eficiente

Si nos hiciésemos la clásica pregunta de si los inversores pueden batir al mercado, la teoría del mercado eficiente respondería que no. Pero ni los inversores minoristas ni los inversores institucionales.

Esta teoría del mercado eficiente se le atribuye a Eugene Fama, que fue Nobel de Economía y la creó a principios de los años 70.

La teoría se basa sencillamente en que si partimos de la base de que en los mercados hay inversores bien preparados, cualificados, formados y con información de calidad, las valoraciones de las acciones serían las correctas y sus respectivos precios serían justos, ya que  mostrarían el verdadero valor intrínseco en cada momento.

Es por ello que la teoría contempla que el precio de los activos será también exacto, puesto que el conjunto de la información nueva que tienen los inversores será asimilada enseguida.

Además, considera que cuando asistimos en las Bolsas a episodios de volatilidad, estos únicamente suceden tras publicarse noticias y datos macroeconómicos que suponen una sorpresa para los inversores, es decir, mejores o peores de lo esperado, y que tras un breve tiempo, la eficiencia del mercado reanuda su curso.

El tema es que Eugene Fama consideró que es del todo imposible calcular con precisión el valor real de un activo, de ahí que un mismo activo pueda tener varios valores. Pero a su vez apostilló que esos diferentes valores de un activo se mueven aleatoriamente alrededor del valor real de dicho activo.

Fíjate que la teoría del mercado eficiente afirma sin dudarlo que cualquier inversor parte de inicio con las mismas opciones de ganar o de perder dinero al invertir en los mercados financieros, y que tiene las mismas opciones que una cartera aleatoria. Es decir, no importa en absoluto que el inversor estudie mucho, que se forme adecuadamente, que tenga experiencia, que se dedique en cuerpo y alma a seguir y analizar el mercado para ver qué acciones comprar o vender y cuándo. Todo eso da igual. No podrá batir al mercado a medio o largo plazo. Podrá hacerlo en el corto plazo por suerte o circunstancias especiales, pero no podrá obtener mejores resultados a la larga que el mercado.

Y esta afirmación demoledora se aplica tanto a los inversores minoristas (personas físicas, inversores normales), como a inversores institucionales (hedge funds, fondos de inversión, bancos de inversión).

¿Y sabes por qué? Pues porque la teoría del mercado eficiente estima que no hay acciones ni sobrevaloradas ni infravaloradas. De ahí que el análisis técnico y el análisis fundamental no sirvan realmente, porque no existe ninguna información que te haga batir al mercado, salvo el hecho de tener a tu disposición información privilegiada, algo que por otra parte es del todo ilegal.

La idea que transmite esta teoría es que los inversores deberían básicamente de centrarse en invertir en productos o vehículos de gestión pasiva, tales como por ejemplo los ETFs que replican un mercado concreto.

Recordemos al respecto la diferencia entre gestión activa y gestión pasiva:

– Gestión activa: El gestor o el inversor analizar y selecciona los activos que componen en cada momento su cartera, es quien decide qué se compra (cuándo, a qué precio) y qué se vende (cuándo,  a qué precio). La finalidad es tratar de batir al mercado.

– Gestión pasiva: consiste en comprar y mantener una serie de acciones muy diversificadas que imiten intencionadamente el comportamiento de un mercado.

Por tanto, la teoría del mercado eficiente anima a invertir de manera pasiva en productos que repliquen un mercado, para de esta manera obtener las mismas ganancias que obtenga dicho mercado, y no intentar batirlo.

En el polo opuestos están los inversores activos que sí creen que se puede batir al mercado, aunque son plenamente conscientes de que no es nada sencillo. Para ello invierten en fondos activos o bien ellos mismos compran y venden acciones.

A favor o en contra de la teoría del mercado eficiente

1) Argumentos a favor de la teoría del mercado eficiente

Básicamente hay una que es poco cuestionable: la rentabilidad que a medio y a largo plazo logran los fondos de gestión pasiva y que es mayor que la de los fondos activos.

En concreto, ha optimizado una rentabilidad acumulada un +76% por encima de la gestión activa en Bolsa estadounidense de 2008 a 2018.

En España, la rentabilidad en los últimos 20 años de la gestión pasiva fue  2,7 veces superior a la rentabilidad obtenida por la gestión activa. Es decir, la rentabilidad acumulada de una cartera de gestión activa fue del +57%, mientras que la rentabilidad de una cartera de gestión pasiva obtuvo un +156%.

2) Argumentos en contra de la teoría del mercado eficiente

Aquí podemos enumerar tres que son de gran peso:

– Sabemos que se produce una burbujas especulativa cuando el precio de un activo se incrementa mucho más respecto a su valor real o lógico. Cuando los inversores son conscientes de ello, se produce una venta masiva y el precio del activo se hunde. Claro, atendiendo a los postulados de la teoría del mercado eficiente, nunca debería de producirse una burbuja, y en cambio sucede.

– La teoría conductual contradice a al concepto de mercado eficiente. Y es que la psicología del ser humano en general y del inversor en particular tiene una gran repercusión en sus actos finales y termina incidiendo en la toma de decisiones, por lo que no siempre el inversor actúa en los mercados de manera racional e inteligente. Basta ver las reacciones cuando hay miedo, temores, incertidumbre, pánico, etc.

– A lo largo de la historia hemos conocido a muchos inversores que han batido al mercado y por mucho, siendo el más conocido Warren Buffett.

Los inversores han ganado al mercado. Hay inversores que han ganado sistemáticamente al mercado medio. Por supuesto, el más famoso es Warren Buffett. Para ello invertían siguiendo la filosofía valor (value), que consiste en buscar acciones baratas e infravaloradas atendiendo a sus fundamentales, y que su valor intrínseco sea inferior a su valor de cotización. Una vez encontradas se compran y espera a que con el tiempo sea el mercado el que poco a poco vaya colocando su precio, a medio y a largo plazo, donde le corresponde.

¿Estás a favor o en contra de la teoría del mercado eficiente? Ahora seguro que ya tienes más argumentos para poder opinar.

Suscríbete a mi newsletter para recibirlo cómodamente en tu correo con los artículos que escribo